Seguridad en el agua, una responsabilidad de todos



Fundación Mariana Novoa

Conferencia

SEGURIDAD EN EL AGUA UNA RESPONSABILIDAD DE TODOS

Dra. Olga Lucia Baquero Castañeda MD

Pediatra UN

Santiago de Cali, 25 de Septiembre de 2008

www.mariananovoa.org

informacion@mariananovoa.org

(57)(1) 7030546

Tener una piscina no es solo un derecho es una responsabilidad, y una que debe ser tomada con seriedad con el fin de reducir la presentación de emergencias donde la vida y el futuro de un niño estén comprometidos, la muerte o secuelas graves por ahogamiento en una piscina debe ser  considerada por la sociedad como inaceptable; a pesar de esto, las estadísticas siguen mostrando que los casos de ahogamiento son la primera causa de muerte accidental en el mundo afectando en mayor porcentaje a los menores de cinco años y el 80% de ellas ocurren en piscinas, la Organización Mundial de la Salud para el año 2001 reporto 685000 muertes por accidentes de los cuales 19% fueron secundarios a ahogamiento.

En Colombia el número de casos de ahogamiento viene en aumento. Primero,  porque nuestro clima y posición geográfica permite disfrutar del sol todo el año. Segundo, porque la construcción de piscinas se ha disparado, convirtiéndose casi en requisito indispensable de unidades residenciales e incluso colegios y jardines infantiles en todo el país. Tercero, porque los adultos desconocemos los riesgos creyéndonos invulnerables, razón por la cual no se considera importante tomar y exigir las medidas de seguridad necesarias para reducir el riesgo de ahogamiento. En el informe del Ministerio de la Proteccion social “Violencia contra la infancia 2006” se recopilo los datos desde el año 1993 a 2004 donde se evidencio que la segunda causa de muerte en Colombia en niños de 1 a 4 años es secundaria a ahogamiento y en niñas es la quinta para el mismo grupo de edad, en el grupo de 5 a 14 años el ahogamiento representa la tercera causa de muerte.

En las muertes atribuidas solamente a accidentes el ahogamiento representa la primera causa, siendo menores de cinco años el 44%, los departamentos que mas aportaron fuero en orden el Valle del Cauca y Antioquia.

Un niño pierde conciencia luego de estar sumergido por dos minutos y ocurren daños irreversibles en su cerebro a partir de los cuatro a seis minutos. Los niños se ahogan en silencio y solo se requieren cinco centímetros de agua para que esto ocurra. No solo las piscinas son peligrosas: albercas, lagos, ríos, pozos, baldes e incluso inodoros también lo son, dado que los niños sienten una atracción innata por el agua, su cabeza pesa mas que su cuerpo, además no miden los peligros.

Si bien las piscinas y las actividades que se realizan en el agua son un medio ideal para el desarrollo de importantes habilidades motrices y deportivas en nuestros niños,  también pueden convertirse en el lugar más peligroso si no cuenta con las medidas de seguridad necesarias. Los casos de ahogamientos pueden terminar con la vida de un niño, o dejar secuelas y daños neurológicos irreversibles que alteran el posterior desarrollo de sus actividades tanto motrices como intelectuales de forma permanente.

Los factores de riesgo para la ocurrencia de estos accidentes relacionados directamente con el niño o con los adultos responsables.

Factores relacionados con el niño

Ø  Los niños y niñas  sienten atracción por el agua.

Ø  Los niños y niñas tienen diferencias en cuanto a su fuerza y coordinación física dependiendo de su edad y desarrollo neurológico.

Ø  No siempre se tiene claro el concepto de peligro, y por lo tanto puede tener problemas en entender que el agua representa tanto diversión como riesgo.

Ø  Los niños y niñas  son activos y curiosos, están conquistando el mundo, no siempre tienen claras las consecuencias que trae caer en el agua, realizar juegos bruscos o entrar sin avisar en el área de la piscina.

Ø  Dependiendo de su edad pueden aun no tener la coordinación adecuada para nadar y respirar al mismo tiempo.

Ø  Los niños menores son susceptibles de ahogarse porque al inclinarse hacia el agua, a mirar o alcanzar un objeto, se caen fácilmente  en ella.

Ø  Un niño ahogándose es silencioso, la tos o el agua salpicando pueden

ni siquiera oírse.

Ø  Los niños pueden desobedecer las instrucciones de los padres y/o cuidadores.

Factores relacionados con los padres/cuidadores

Ø  Subestimar la capacidad de los niños de llegar a lugares donde es necesario la supervisión de los padres.

Ø  Ausencia o poca supervisión de un adulto responsable.

Ø  Períodos vulnerables de los papás, como cuando la rutina de la familia se rompe (Ej. Padres enfermos, llamadas de visitantes, tareas domésticas).

Ø  Expectativas irreales del comportamiento de los menores y de su autocontrol.

Ø  Falso sentido de seguridad cuando cada padre o cuidador asume que el otro está supervisando al niño.

Ø  Falsa creencia de que los dispositivos de seguridad de la piscina, como escaleras retraíbles y cubiertas con seguro o barreras inadecuadas, van a proporcionar total protección.

Ø  Falsa creencia de que la presencia de varios niños o niños mayores, reduce la amenaza de casos de ahogamiento. Otros niños pueden no darse cuenta de que otro niño está en peligro o puede asumir que están jugando.

Medidas de seguridad:

Ø  Nunca dejar a un niño solo ni en la piscina ni en el agua. Debe haber un adulto presente que tenga contacto visual  permanente y cercano sobre él.

Ø  Si un niño se pierde, hay que buscarlo primero en la piscina.

Ø  Las clases de natación NO protegen a un niño de ahogarse.

Ø  No se les debe permitir jugar y correr en el área de la piscina.

Ø  No deben dejarse juguetes ni objetos cerca que llamen la atención de los niños.

Ø  Tener a mano un teléfono con los números de emergencia. Saber: la dirección e indicaciones para llegar al lugar donde ocurrió la emergencia, el número de teléfono desde donde se hace la llamada, relatar lo sucedido, condición de la víctima (s).

Ø  Mantener un equipo de primeros auxilios en el área de la piscina e instruirse sobre su uso.

Ø  Nunca dejar a un niño solo en su tina mientras lo bañan.

Ø  Evitar dejar baldes con agua al alcance del gateador

Ø  No permitir que el infante juegue cerca de tanques, canecas o pozos de agua.

Ø  No ocuparse en otra actividad mientras se baña al pequeño.

Ø  Evitar los juegos bruscos en la piscina.

Ø  No permitir que los pequeños coman dentro del agua. Si van a entrar a la piscina, deben haber comido al menos una hora antes.

¿Qué hacer en caso de emergencia?

Ø  Entrar al agua y sacar al niño. Colocarlo sobre una superficie firme con la boca hacia arriba. Vigilar si respira o no (MES).

Ø  Si respira y está tosiendo colocarlo de medio lado (posición de recuperación) y  solicitar ayuda.

Ø  Si no respira se inicia reanimación cardio-pulmonar básica: respiración boca a boca por un minuto, posteriormente solicitar ayuda si está usted solo. Si se encuentra acompañado las otras personas solicitarán ayuda y usted continuará la reanimación.

Ø  La reanimación se debe continuar con masaje cardíaco y respiración boca a boca mientras llega el personal especializado para apoyarlo y sustituirlo.

Ø  Si el infante se recupera y tose debe colocarlo en posición de recuperación, continuar acompañándolo mientras llega el servicio de emergencias.

La reanimación cardiopulmonar permite continuar oxigenando el cerebro a través del envío de sangre desde el corazón, el propósito es evitar que se produzcan daños o lesiones a nivel neurológico.

Debemos comprometernos y asegurarnos de que las piscinas sean lugares seguros para divertirse y relajarse. Para alcanzar esto, todos debemos conocer y solicitar que las medidas establecidas en la presente ley se cumplan. Debemos comprometernos en el programa de seguridad en el agua, como padres, cuidadores, profesores, entrenadores, tenemos cuatro puntos clave que desarrollar: supervisión permanente: visión directa, ponga una barrera alrededor de la piscina, familiarice al niño con el agua, aprenda primeros auxilios, R.C.P.  (Reanimación Cardiopulmonar )

Ley 1209 de 14 de julio de 2008: Por medio de la cual se establecen medidas de seguridad en piscinas.

"Toda piscina tendrá puestos en ambos lados, en forma visible, marcas que indiquen la profundidad mínima, la profundidad máxima y el lugar de cambio de pendiente". (Artículo 224 Ley 9 de 1979 sobre normatividad sanitaria)

 "Todo establecimiento con piscinas o similares para diversión pública, deberá tener personas adiestradas en la prestación de primeros auxilios y salvamento de usuarios, así mismo, dispondrá de un botiquín para urgencias". (Artículo 227 Ley 9 de 1979 sobre normatividad sanitaria)

 Y el articulo 228: "Tanto el personal que preste servicio en las piscinas y similares como los usuarios, no deberán padecer de enfermedades susceptibles de ser trasmitidas a otras personas, por contacto directo o indirecto a través del agua o de los elementos de uso común. (Artículo 228 Ley 9 de 1979 sobre normatividad sanitaria)

"En ocasiones uno llama la atención a los padres para que los niños no corran alrededor de la piscina, que no entren después de ingerir alimentos y se molestan. No respetan el agua y el agua hay que respetarla, eso enseñamos en las clases", (Maité Paredes, profesora de natación, citada en la opinión en internet).

En el siglo XIX Venezuela era conocida como la republica de los cuarteles, ecuador como la provincia de los conventos y la Nueva Granada, hoy Colombia, como el territorio de las leyes, pues consideraban nuestros gobernantes, de entonces y de hoy, que todo era susceptible de ser regulado por las leyes. Fruto de ello nuestra historia como República está llena de normas

Para el derecho uno de sus pilares fundamentales es el principio de vinculación, el cual se refiere a la adherencia que tenemos los ciudadanos a una determinada norma, en procura de un principio lógico de bienestar y sobrevivencia de la comunidad.

Inicié este escrito con tres citas, dos correspondientes a dos artículos de la ley de sanidad vigente hasta hace un mes en la cual se reglamentaba el uso de las piscinas tanto en el aspecto de la seguridad como en el tema de la sanidad, estableciendo en la misma las competencias y responsabilidades. La tercera cita corresponde a la apreciación de una entrenadora de natación de la ciudad de Cúcuta, hecha hace dos meses, la cual refleja que no basta la promulgación de una Ley, se necesita del conocimiento y compromiso de una comunidad para poder darle vida, para generar ese principio vinculante al que se refieren los expertos en derecho.

Desde 1979 hasta hoy son muchos los niños y las niñas que han fallecido, entre ellos Santiago y Mariana, por que no se aplico la citada ley. Hoy ya no son validas las disculpas estéticas, económicas para argumentar que no se cumple la Ley 1209, la vida y la calidad de vida de quienes usamos las piscinas se tutela con esta reglamentación, es un logro que quiere prevenir más de un dolor familiar.

A continuación daremos un recorrido por los anillos de protección y responsabilidad para hacer de las piscinas un escenario mas seguro, luego miraremos las medidas activas y pasivas de seguridad y terminaremos con las competencias de las autoridades para su implementación.

La ley de pisicinas la pueden bajar de nuestra página web www.mariananovoa.org, esta de manera práctica y fácil de entender.